sábado, 19 de diciembre de 2015

La actualidad económica del club: "números" que dan miedo.

La reciente renuncia a su cargo de tesorero del club, de Claudio Bertolé, visibiliza con descarnada evidencia, la profunda crisis económico-financiera en la que se halla inmerso el Deportivo Morón, con la "caja" en cero, cuentas en "bordó" y consecuencias a futuro que comienzan a asustar, por los antecedentes traumáticos en el pasado reciente, de inhibiciones recurrentes, quiebras, concursos de acreedores y una economía doméstica mediatizada por las decisiones judiciales de una síndico.

En efecto, y más allá de los 48 cheques rechazados y sin fondos, por un valor cercano al millón y medio de pesos, que precipitara el alejamiento de Bertolé, subyace una economía subterránea y plagada de incertidumbres, con deudas de todo tipo y en todos los matices de colores (del "blanco" al "gris oscuro"), que plantean un sombrío final de "gestión Spina", con una transición de acá y hasta mayo del año venidero, cuando finalmente se realice el próximo acto eleccionario (a pesar de la repetida promesa oficial, aún con el Estatuto social anterior, y sin embargo vigente, en ausencia de la convocatoria a Asamblea Ordinaria, para aprobar los dos últimos balances contables), y que seguramente dejarán una herencia costosísima para la venidera administración, además de un presupuesto futbolístico, cuerpo técnico y plantel profesional, por el próximo año y medio, decidido por la actual dirigencia, a pesar de abandonar la comisión, sólo tres meses más tarde de la toma de tales decisiones y del inicio efectivo del torneo en ciernes (todo un despropósito en sí mismo, sin justificación racional alguna y por dónde se lo mire y analice, desde el más elemental sentido común).

Asimismo, y dentro de una comisión directiva donde varios de sus miembros, hoy se mantienen en sus cargos, no por convalidación silenciosa de los desatinos ya permanentes del presidente, sino y por el contrario, para "controlar" desde adentro que el "mal" a futuro sea el menor posible, mientras se plantean la necesidad de "resistir" una "auditoría informal intra muros", hasta tanto Diego Spina cumpla efectivamente con su "decálogo" de promesas incumplidas y, en términos concretos, "se haga cargo" de todo lo que juramentó abonar, antes de su adiós definitivo y nada nostálgico de la institución, por estas horas las deudas "blancas" que asoman a la luz dan realmente "vértigo" contable, mientras desde la presidencia se profundiza la recurrencia a un voluntarismo y "pensamiento mágico" peligrosos, consistentes en soluciones económicas de emergencia, devenidas primero de "Coto" y luego de "Bautec", pero a la fecha de nadie en lo "efectivo", tal vez aún en la negación inconsciente de un poder y predicamento relativo que políticamente ya no posee, y que cuando lo tuvo, se encargó de dilapidarlo en tres años de "plata dulce" y decisiones "amargas".

En este marco, el repaso somero de algunas de las principales deudas "conocidas" del Deportivo Morón, muestran a las claras la pérdida definitiva del rumbo financiero de la institución y el empecinamiento de una gestión presidencial, de un sesgo personalista extremo y permanente, y por lo tanto incapaz de "abrir el juego", a otras expresiones políticas internas, con pretensiones de participar en las próximas elecciones, en procura de "resistir" hasta el final, lo más "airoso posible", aunque en ese intento continúe "llevándose puesto" al Deportivo Morón e hipotecando su futuro inmediato y no tanto, sin registrar que muchas veces, en la gestión de cualquier gobierno, la decisión a tiempo de admitir problemas y pedir consecuente ayuda, lejos de constituir un acto de debilidad, implica una muestra de grandeza en la función y un aporte institucional inestimable a lo que vendrá.

Sin más prolegómenos:

* 3 millones y medio de sueldos atrasados con el actual plantel profesional, que en poco tiempo más y diciembre mediante, pasarán a convertirse en alrededor de 5 millones de pesos (de hecho, la última promesa presidencial de pago de la deuda total, pautada en principio para el lunes pasado, y luego para este último viernes, de manera más que previsible, se volvería a "bicicletear" para la semana que viene).

* 600 mil pesos de haberes adeudados con el cuerpo técnico saliente, y que de igual manera que ocurriría con el plantel, en los próximos doce días, alcanzará una cifra cercana al millón de pesos de deuda ($ 800 mil) con Blas Giunta y sus colaboradores.

* 700 mil pesos de mora con la empresa de seguridad que se encarga de controlar el Nuevo Francisco Urbano y el "Predio Raúl Florentino Di Carlo" de Pontevedra (costo que, hasta el 9 de diciembre, era abonado con partidas presupuestarias municipales, de la gestión comunal saliente), lo que originará y de manera más que lógica, que la empresa en cuestión se retire de ambos destinos, antes de fin de año, dejando a la institución en virtual estado de indefensión.

De hecho, en este punto, en los últimos días se produjeron hechos de sustantiva gravedad, con el natatorio sólo "inaugurado" para la foto oficial y preelectoral, cuando en un mismo fin de semana, la pileta semiolímpica del estadio, fuera primero "usurpada" por obreros de la empresa constructora (la misma que debió finalizar la segunda etapa de la obra en junio de este año o, en su defecto, resarcir al club con una multa de dos mil dólares por cada nuevo día de atraso en la entrega de la misma, y que aún adeuda además la tercera etapa del proyecto, a sólo un año que finalice el contrato de fideicomiso que le diera marco legal), y un día por tarde, por particulares que "sortearon" con evidente facilidad el alambrado colocado por la constructora, en lugar del paredón correspondiente, de acuerdo a lo pautado originalmente y a las lógicas de seguridad y privacidad más elementales.

Demás está decir, el perjuicio terrible que podría haberle generado al club, cualquier tipo de accidente en el natatorio, con consecuencias mortales o de incapacidades permanentes entre los "usurpadores", siendo la institución "solidariamente responsable" en cualquiera de este tipo de siniestros (y en este punto, quienes "peinan algunas canas", rememorarán el accidente mortal en la piscina olímpica de la vieja sede de Colón, el juicio posterior y la pérdida de aquél hermoso patrimonio societario por parte del club).

En el caso del predio y a consecuencia de la toma de terrenos lindantes con el mismo, la pileta de Pontevedra no abrirá sus puertas este verano, en una decisión que consideramos acertada, dado la ausencia de personal de seguridad las 24 horas, por la deuda referida con la empresa de seguridad.

* No menos de 700 mil pesos en deudas contraídas con particulares, ya sea para levantar el pedido inminente de remate sobre el predio ó con ex jugadores y referentes del plantel, que documentada o no, a nombre del club o de su presidente, en algún momento, la futura gestión deberá seguramente hacerse cargo.

* Seis meses de atraso en el sueldo del cuerpo médico, y la mitad en el caso de los kinesiólogos que llegaron al club, nunca cobraron y no acumularon más de tres meses de mora, porque decidieron abandonar la institución (complicando la recuperación de lesiones graves de Damián Toledo y Javier Pérez, quienes debieron rehabilitarse por su cuenta y cargo, como tantos otros, en los últimos tiempos, tal el caso de Federico Domínguez que tuvo que tratarse su pubialgia, también de manera personal y de su bolsillo).

* Tres meses de deuda con los técnicos y profesores de la inferiores, quienes sin embargo jamás abandonaron sus funciones y han hecho un trabajo elogiable, sencillamente por amor al Deportivo Morón.

* Compromisos asumidos y jamás aclarados con el empresario de la noche, Daniel Bellini, desde hace años encarcelado por el asesinato de su pareja, quien cambiara cheques por efectivo, para el pago de planteles anteriores, y cuya acreencia con el club, no debidamente documentada, a favor de Morón o también del presidente, asimismo algún día habrá de ser reclamada a las futuras autoridades, por un monto total que, seguramente será muy importante, si tomamos en consideración la urgencia pasada en generar un cerramiento en el bajo Capelli (concebido y aprobado a espaldas de los socios), para ser "concesionado" en favor de 'Tigre Producciones", propiedad de la familia Bellini, a precios irrisorios y de innegable inconveniencia para el Deportivo Morón, en materia de seguros y responsabilidad civil y penal.

En definitiva y para no agobiarlo más, amigo lector, una deuda total que, por todo concepto, si hoy se sitúa cercana a los siete millones de pesos, con los compromisos del futuro plantel y la "sequía" habitual del pago de cuotas, en diciembre y enero (porque, dicho sea de paso, de un padrón de 24 mil socios que acredita el club, hoy abonan regularmente su cuota menos de la mitad, dejando en caja alrededor de 450 mil pesos mensuales, sobre los dos millones por mes de gastos, que conlleva el mantenimiento de las instalaciones del club y el pago de sus obligaciones habituales), en el próximo febrero la misma habrá de ubicarse en no menos de 9 millones y para abril o mayo, fecha de elección y asunción de las próximas autoridades, se proyectará más allá de los 10 millones de pesos..., salvo un auténtico "milagro navideño".

"Números" que, realmente... Dan miedo.


Gustavo Adrián Requelme.
@elgallogustavo.

9 comentarios:

  1. Y todavia hay algunos pensando a que jugador traer o a cual retener.......

    ResponderEliminar
  2. .....mas que miedo Gustavo : pánico, terror, escalofrío

    ResponderEliminar
  3. y no hay forma que los responsables de todo esto paguen de alguna manera? Evidentemente o recaudamos poco o gastamos mucho, o lo peor, el club nos quedo grande!

    ResponderEliminar
  4. y no hay forma que los responsables de todo esto paguen de alguna manera? Evidentemente o recaudamos poco o gastamos mucho, o lo peor, el club nos quedo grande!

    ResponderEliminar
  5. y no hay forma que los responsables de todo esto paguen de alguna manera? Evidentemente o recaudamos poco o gastamos mucho, o lo peor, el club nos quedo grande!

    ResponderEliminar
  6. Si queremos de verdad a nuestro Club, no podemos permitir, q sigan destruyendo el futuro de nuestro Club, necesitamos que estemos todos los que queremos que termine esta forma unipersonal y soberbia de dirigir a nuestro querido Morón, todos los que queremos que el Club vuelva a ser de los socios, por eso, no podemos dejar ir esta oportunidad, que todos se enteren que el socio de Morón ,queremos q estos dirigentes si no son capaces de tener el Club en buen funcionamiento con una buena administracion, tengan la dignidad de dar un paso al costado y q se postule gente que al menos lo intente.
    Estamos a tiempo de salvar al Club.Seas socio o simplemente hincha, todos tenemos que tirar para el mismo lado. Tenemos que demostrar que unidos, podemos. Es el momento de dejar de putear por facebook para empezar a formar parte de la acción. Demostremos que podemos reclamar sin violencia. No le fallemos al GALLO!!!

    ResponderEliminar
  7. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar